¡Hola!

¡Hola! Mi nombre es Aurora Lucarelli (Lulu o Lula como me conocen muchos), soy la creadora de El Taller de Lula. Me recibí de Técnica en Turismo y tengo un Alma Viajera de nacimiento. Siempre me consideré una persona con empuje, con ganas de aprender y muy inquieta. 

Los viajes ocupan una gran parte de mi vida. Desde chica mi familia me contagió el bichito viajero y me dieron la libertad para hacerlo. El primer campamento al que asistí fue en las sierras de córdoba (Villa del Soto) cuando tenía 10 años y desde ese pequeño-gran viaje, que fue sólo a 400 km. de casa, siento una conexión especial con conocer nuevos lugares y diferentes culturas.

Durante mis 34 años, tuve la oportunidad de conocer muchos lugares, vivir lejos de casa y aprender de distintas experiencias. Nunca imaginé que me tiraría desde un avión en paracaídas, que viviría en una combi viajando por Nueva Zelanda, que conocería América viajando de mochila con amigas, que cruzaría el Río Amazonas en barco o que viviría algunos años en Perú con Fer, la persona que me acompañó en los últimos 10 años y hoy junto a Baltazar de 2 meses, formamos una familia.

En mis aventuras, cualquier cuaderno o agenda se transformaba en mi bitácora de viajes, resguardando los detalles de los lugares visitados, mis emociones, aromas, fotos, pasajes de bus, tren o avión, entradas de museos, gastos, direcciones y teléfonos, entre mil cosas más.

Hace algunos años, me propuse encontrar algo que me apasione a diario, mezclando el turismo (mi profesión) y mi amor a viajar, con el papel, que siempre tuvo un rol importante en mi vida. De esa mezcla nace El Taller de Lula, creando Cuadernos de Viaje para ayudar a los viajeros antes, durante y después de una aventura. Me gustaría en el futuro crear una línea completa de productos viajeros pensados para almas libres que invierten en experiencias de vida.

Si bien estos 3 años como emprendedora no fueron fáciles, siempre estuve al “pie del cañón” sin bajar los brazos, juntando fuerzas para seguir adelante. Contando con el apoyo de mi familia, conociendo personas valiosas que transitan este mismo camino, asistiendo a capacitaciones y ferias de las cuales me sigo nutriendo día a día.

Creo firmemente que la clave de mi felicidad está en valorar las experiencias, conectándonos con cada momento y poder disfrutar desde una sonrisa de Baltazar, una reunión con amigos, un almuerzo en familia o ver el amanecer en una playa a 17 mil kms. de casa.

Lula.